Feliz Cumpleaños al Poli

 

El pasado 5 de diciembre la voz de inconformidad de los estudiantes del Politécnico Jaime Isaza Cadavid (PJIC) se hizo sentir. En las horas de la tarde se llevó a cabo la Asamblea Estudiantil de la universidad, en la cual se trataron temas de importancia considerable para la continuidad de la comunidad estudiantil y los aspirantes futuros: la culminación del semestre sin afectar al estudiantado, el cambio de fecha para el cobro de las matrículas y los elevados costos de la congelación de las matrículas, tras perder un significativo apoyo presupuestal de la Gobernación; esto último en contra de las necesidades del estudiantado, debido a los intentos desesperados por privatizar la universidad y por ende, cobrar altos precios (alrededor de 1’300.000), que se alejan de las posibilidades materiales de muchos.

Una vez culminó la Asamblea, los estudiantes determinaron realizar un plantón en el bloque administrativo para hablar con el rector sobre los elevados costos de la matrícula, a lo cual este simplemente respondió de forma escueta que no había nada por hacer. Como era de esperarse, su respuesta enfureció a los estudiantes, que decidieron continuar la protesta cerrando la avenida Las Vegas y la Autopista Regional.

El ESMAD no tardó en empezar a reprimir a aquellos estudiantes que se armaron de valor para gritar en las calles. El ataque comenzó por la Regional. Sin demora llegaron atacando, intimidando y destruyendo todo a su paso. Los estudiantes tuvieron que refugiarse en las instalaciones de la universidad, pero al rector tampoco le importó mucho lo sucedido esta vez.

Para colmo de males, ese mismo día se celebraron los 55 años de vida institucional del PJIC, para los que la universidad tenía un presupuesto asignado de $35´000.000. Sin embargo, a pesar de que la Administración del Politécnico Jaime Isaza Cadavid tiene un déficit presupuestal famoso, congregaron a ciertos sectores de su población este pasado jueves, 5 de diciembre, para bailar al son del Combo de las Estrellas y comer buñuelo con natilla.

En pocas palabras, por más que los representantes estudiantiles propusieran con anterioridad al rector unas actividades donde se vinculara también al estudiantado y el sector administrativo por la celebración de los sus 55 años de vida, el rector ignoró por completo la propuesta y, en cambio, llevó a cabo una fiesta privada en el coliseo deportivo del PJIC; un espacio reducido donde solo caben alrededor de 300 personas, en una institución con más de 14.000 estudiantes.

A eso de las 7:40 pm, después de sentir tanta impotencia por los hostigamientos del ESMAD y el interés paupérrimo del rector, una multitud de estudiantes decidió entrar al coliseo, marchando al ritmo de la orquesta y recordando su papel dentro de la universidad y el contexto actual que estamos viviendo. Con ritmo y sabor, se tomaron la pista de baile por unos 20 minutos para entonar a una sola voz las arengas del paro, de la lucha, del inconformismo, del cambio. En ese momento, el director de la orquesta de la Universidad de Antioquia, que se encontraba allí, mostró solidaridad con la lucha estudiantil y dijo que allí se debía hacer lo que ellos dijeran. Así, los estudiantes, decidieron acabar con el evento.

El rector de la universidad se puso de pie y se fue, al unísono que los demás invitados poco interesados. Los estudiantes se quedaron recogiendo basuras, sillas y organizaron el sitio, para dar cierre a la protesta pacífica, en el que no dejaron espacio para la indiferencia pese al panorama institucional. Así, la batalla ganada de los estudiantes y el aniversario institucional del Politécnico Jaime Isaza Cadavid terminó como otra manifestación más dentro del gran Paro Nacional.